martes, 16 de abril de 2013

La sardina (Sardina pilchardus)


La sardina europea o sardina común es un pez de los llamados azules, clupeiforme (aleta caudal formada por dos lóbulos iguales y sin prolongación de la columna vertebral). Pertenece a la familia de las  clupeidae y distribuidas por todas las mares del mundo con algunas de las más importantes especies pescadas para la alimentación.

Su nombre procede del latín clupea que significa sardina, palabra derivada de cupleus que significa escudo, en alusión a sus escamas, junto con la terminación del griego odous que significa dientes. Esté estrechamente emparentada con los bocartes (anchoas) y arenques. Pueden encontrarse en todos los mares, pero principalmente entre los 70º de latitud N y los 60º de latitud S.

Aunque son peces oceanódromos, que solo migran en aguas saladas, nos podemos encontrar con especies anádromos (del griego ana, que significa arriba) o sea que viven principalmente en agua salada, pero se aparean en agua dulce. De los peces anádromos, los más conocidos son los salmones.

Es una especie pelágica que vive sobre la plataforma, acercándose más a la costa en la época de reproducción, en invierno se van a zonas cercanas al talud continental, de fondos de unos 150 m.

Se reúnen en grandes bancos. Los huevos permanecen formando parte del plancton una o dos semanas (depende de la temperatura); tienen un diámetro de 1,5 mm y poseen gota de grasa. Cada hembra pone entre 50.000 y 60.000 huevos. Las larvas también son planctónicas un periodo más largo de tiempo. Paulatinamente van abandonando la vida planctónica para pasar a hábitos nectónicos, en este caso también pelágicos.

Son peces gregarios por excelencia y que realiza importantes desplazamientos. En primavera se acerca a la zona más costera y superficial y cuando llegan las aguas frías se aleja y hunde. En el pasado se describieron importantes migraciones que hoy no se reconocen; se pensaba que las sardinas nacidas en el Cantábrico buscaban aguas frías, llegando hasta las costas francesas y el Canal de la Mancha, volviendo a reproducirse al Cantábrico. Hoy se sabe que las sardinas van apareciendo en superficie (ascendiendo desde aguas más profundas) en función del calentamiento de agua, comenzando por el sur del Golfo de Vizcaya (Cantábrico), costas francesas hacia el Norte y, finalmente, en verano en el sur de las Islas Británicas, dando la sensación de una migración de Sur a Norte.

Dentro de la cadena alimenticia marina, es posiblemente una de las especies, por su gran abundancia, el alimento preferido por los grandes depredadores pelágicos, como atunes, marlines y tiburones, y por mamíferos marinos como delfines, orcas y ballenas.

También son objeto de depredación por las focas y leones marinos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;